Sergio González y Ronaldo, ¡Qué bueno que vinisteis!

El autor de este texto hace balance del último año vivido por el Real Valladolid

Sergio González, Carlos Suárez y Ronaldo Nazario, en el Nuevo José Zorrilla durante un entrenamiento. /Real Valladolid
Sergio González, Carlos Suárez y Ronaldo Nazario, en el Nuevo José Zorrilla durante un entrenamiento. / Real Valladolid
TONY POLA

2018 siempre será recordado por la afición pucelana como el año del ascenso y la temporada en la que llegó Ronaldo. De todos, de alguno más que de otro, depende que esta semilla plantada en un año, sobre todo en su segunda mitad, florezca y se convierta en un árbol fuerte y lleno de frutos.

No me canso de repetirlo; la llegada de Sergio nos ha hecho olvidar aquellas épocas en las que el Real Valladolid podía perder y hacer el ridículo contra cualquiera en estadios impropios para una entidad como el Pucela. El técnico catalán comandó a un grupo de jugadores denostados, exprimiendo sus cualidades y actuando como el pegamento que une a unos deportistas que, juntos, brillan más. Se fueron Hervías y Mata, a quienes hay que agradecer que ahora estemos como estamos. Se quedaron y sumaron hombres como Masip, Calero, Olivas, Toni o Plano. Algunos llegaron y sorprendieron, como Alcaraz o Verde, mientras que de otros se esperaba más, sobre todo en ataque. En este año ilusionante, también hay que destacar el papel de veteranos como Moyano e incluso Borja, que son muchas veces criticados pero que también se esfuerzan por sumar dentro y fuera del campo.

La cantera del Pucela, con gente como Anuar, también está teniendo protagonismo en nuestro regreso a Primera. Ver a un tipo de Boecillo marcar en la máxima categoría del fútbol español, por ejemplo, no tiene precio.

Todo pinta bien, pero a este año que huele a gesta le faltarían dos grandes guindas. La una, en la parte social, va bien encaminada tras la llegada de Ronaldo. Esperemos que el brasileño sepa sacar partido de su conocimiento del fútbol y mejore la repercusión mediática del Real Valladolid. También estaría bien que sus proyectos para mejorar las instalaciones fructifiquen en unas obras acordes a nuestras posibilidades y necesidades. La segunda parte, la más importante, pasa por permanecer en Primera División. Tras un año excelente, los de Sergio merecen alcanzar una salvación, ¿Por qué no? Aderezada con alguna victoria de prestigio ante los grandes.

Las sensaciones están siendo buenas y solo la mala suerte y un VAR que, parece ser, se revisa según el presupuesto que tenga cada equipo, están privando al Pucela de conseguir más puntos. Esperemos que 2019 sea el año de la consolidación de un proyecto sorprendente, inesperado e ilusionante. Sergio y Ronaldo, ¡Qué bueno que vinisteis!