Sergio González: «He visto algunas caras en el campo que no me han gustado»

Sergio González abandona la zona técnica, cabizbajo. /Villamil
Sergio González abandona la zona técnica, cabizbajo. / Villamil

El técnico admite sentirse «preparado» y con «confianza ciega» en que su equipo «lo va a sacar adelante»

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Caras muy largas en sala de prensa, incluso antes de iniciarse la rueda de prensa de ambos técnicos. El del Valladolid, Sergio González, resumió el partido desde la definición en ambas áreas, reconoció el golpe que supone esta nueva derrota en el vestuario y se reconoció «preparado» para sacar al grupo del bache y lograr la permanencia.

«Al final un equipo como el Sevilla con la calidad que tiene sabes que la definición va a ser clave. Me voy con una sensación rara porque en la primera parte hemos estado bien y hemos tenido nuestras ocasiones, pero enfadado por cómo hemos salido en la segunda», ha iniciado su análisis el técnico, convencido de que el vestuario va a dar la vuelta a la tortilla. «En el cómputo creo que ha estado igualado, pero es cierto que vamos a tener que seguir trabajando en los errores. Hemos perdido una de las ocho finales que quedaban y estoy convencido de que a pesar de todo vamos a sacar esto adelante».

El golpe resultó demasiado duro como para hacer análisis muy sesudos. «Con los cambios creo que hemos acertado porque hemos tenido ocasiones y situaciones claras, y ellos han marcado en una jugada aislada», ha apuntado, advirtiendo que tienen mucho trabajo por delante. «Tenemos toda la semana por delante. Cuando el equipo genera situaciones claras y al final no finalizas es evidente lo que pasa, pero además de la falta de acierto que es evidente que tenemos, vamos a intentar solucionar otros aspectos», ha señalado.

De las notas positivas, la continuidad de Waldo tras su debut en Leganés, y la presencia de Moi en banda izquierda. «Waldo es un futbolista que ahora está con chispa y con confianza, y a pesar de las bajas está tenido protagonismo. Hay diferentes situaciones que también podemos rescatar.

También habló el técnico sobre los centrales. «No me gusta hacer valoraciones individuales, pero creo que Kiko ha estado a un nivel muy alto y a lo mejor Calero no ha estado al mismo nivel. Nos han rematado dos-tres córners y quizás hemos tenido exceso de tranquilidad. Lo que sí les he dicho es que no me han gustado las caras con las que hemos terminado la primera parte. Ahora nos quedan siete finales, quizás las más difíciles y estamos más cerca de lo que parece», ha comentado.

Y lógicamente, en la dinámica en la que ha entrado su equipo, también se le ha preguntado si teme por su puesto. «Cuando las cosas no salen y los resultados no acompañan, estamos en esa disyuntiva. No puedo decir más que tengo confianza ciega en que lo vamos a sacar. He visto algunas caras que no me gustan pero también creo que lo seguimos teniendo en nuestra mano. Resetear lunes y martes y pensar cómo podemos ganar al Getafe el domingo», ha afirmado, admitiendo claras diferencias con el 'milagro' conseguido hace ahora un año. «Creo que tengo capacidad aunque suene presuntuoso. La diferencia con el año pasado es que lo teníamos todo perdido, y ahora venimos de dejar de ganar».

El píublico abandonó su asiento después del primer tanto visitante y dejó casi desierto el estadio con el segundo. El técnico no guarda ningún reproche. «La afición siempre tiene todo mi respeto y admiración. Ahora mismo es verdad que hay tramos que son muy exigentes, pero es verdad que ellos no son los que juegan. Solo tenemos que hacer más para que ellos vuelvan a ser lo de otros partidos».

Joaquín Caparrós, acompañado

El semblante de Joaquín Caparrós, sonriente y optimista, contrastó con el escenario que minutos después iba a desvelar. Una enfermedad, leucemia, que según admitió no le impedirá seguir entrenando.

El técnico de Utrera, al contrario, irradiaba positividad. «Da gusto venir aquí otra vez, hacía tiempo que no lo hacía. En esta sala huele a fútbol», afirmó antes de resumir lo sucedido. «Un partido más, portería a cero y sumamos tres puntos. Hemos ido de menos a más con un equipo que tiene claro y sabe cómo juega. Hemos hecho un cambio y nos hemos adaptado, en la segunda parte hemos salido a apretar, pero esto dura lo que dura, hasta dentro de unas horas cuando empecemos a preparar el próximo partido», ha apuntado antes de incidir en su análisis, más allá del acierto de unos y el desacierto de los otros.

«Son noventa minutos y es cierto que ellos nos han sorprendido con un juego muy vertical, es verdad que con falta de acierto y bien trabajado por Sergio, pero en la segunda parte hemos tenido la posesión, ellos se han dedicado a defender, y después del primer gol era más fácil que viniera el segundo. El resultado final es la suma de esos noventa minutos», ha concluido.