Real Valladolid

Sergio motiva como Cantatore

Cantatore, en el banquillo del REal Valladolid. /GABRIEL VILLAMIL
Cantatore, en el banquillo del REal Valladolid. / GABRIEL VILLAMIL

Entrenadores y exjugadores definen las claves que propiciaron los dos mejores arranques ligueros

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

«Recuerda cómo jugaba el Real Valladolid hasta que llegó Sergio», propone Luis Minguela, el jugador que sirvió de modelo al entrenador argentino-chileno del Real Valladolid para importar aquel sistema con un 'cabecero de área' un '5' que jugaba por delante de los centrales; la 'bombilla' que definían en Sudamérica y que ahora, por ejemplo, interpreta habitualmente Borja. «Pues eso, Sergio, como Cantatore, lo que hace es motivar a la plantilla y sacar a los jugadores un 120% de su rendimiento, algo que no había ocurrido hasta ese momento en el Pucela de la temporada pasada».

Coincide el excabecero de Cantatore con el entrenador y colaborador de El Norte Javier Yepes y con el también entrenador y exjugador del Pucela Luis Miguel Gail, que fuera hace 41 años el canterano más precoz en debutar con el primer equipo, en que la principal coincidencia entre Cantatore y Sergio González consiste en ser un gran motivador del vestuario.

Yes que Vicente Cantatore es, con Sergio González, el entrenador que ha conseguido el mejor inicio de campaña en Primera en el Real Valladolid. ¿Cuál fue la clave que los identifica?

Criterio, más que voces

«Definí a Sergio, poco después de aterrizar en el banquillo del Pucela, como 'el entrenador tranquilo', poco 'voceón', como Cantatore» dice Javier Yepes. «Un entrenador dialogante, que se hace respetar más por su criterio que por sus voces. Porque los futbolistas necesitan a alguien con ideas claras, alguien que, también se 'vista' de vez en cuando de jugador para explicar sus ideas, como hace Sergio. Unas ideas claras: jugar juntos, defender bien, empezar de atrás hacia adelante».

Interpreta Yepes que Sergio González, como Vicente Cantatore, consigue que sus jugadores con menos calidad mejoren con la del conjunto del equipo. «Hace mejores a los que menos capacidad técnica o física tiene, porque para él lo importante es el equipo».

Luis Miguel Gail, el canterano que debutó con 16 años y ocho meses en 1977, establece el paralelismo entre los directores del banquillo pucelano en aquella temporada 85/86 y la actual haciendo referencia a la preocupación e ambos por el bloque. Y la defensa. «Lo que mejor me recuerda el comienzo de aquel Real Valladolid de la temporada 1985/1986 con el de la actual es el sistema defensivo». Y reconoce Gail que quizás en aquel momento el Pucela tenía un mayor número de jugadores que destacaban por su calidad. «Los de ahora tienen tiempo para hacerse figuras. Además cuando empezaron los de entonces, tampoco lo eran. Y ahora también el Real Valladolid tiene jugadores interesantes, que tendrán más proyección en Primera, donde una buena actuación tiene más repercusión», comenta.

Gail, además, destaca otra similitud entre ambos entrenadores:el uso de jugadores canteranos, algo hacia lo que él es especialmente sensible. Yrubrica:«Yo, cuando voy al fútbol, voy a ver la camiseta del Real Valladolid».

Tiene Gail una prevención final sobre un equipo que cree que, con la composición actual, tiene muchas posibilidades de mantener la categoría si mantienen esta unidad. «Va a haber una época mala. Ocurre siempre y en todos los equipos. Ydependerá de la seriedad de los jugadores, de cómo sepan aceptar la presión, aunque en realidad ya han dado muestras de cómo afrontarlo, porque la temporada no empezó del todo bien, tardaron cinco jornadas en marcar y seis en obtener la primera victoria», recuerda.

«No se vuelven locos»

Luis Minguela, que a sus 58 años bromea con su condición física proponiéndose como apoyo del equipo para la segunda vuelta, tiene otra forma de establecer un paralelismo entre los dos entrenadores que mejor han iniciado la temporada en Primera.

«Tenía Cantatore una forma de motivación extraordinaria. Y era muy templado, no se volvía loco ni cuando ganaba, ni cuando perdía. Con Sergio ocurre igual. Empezó esta temporada con resultados regulares pero tampoco se ha vuelto loco. Pero ha conseguido que los jugadores se partan el alma en cada partido. Da gusto verlos jugar, cómo luchan, como defienden, suben y bajan...». Insiste Minguela en que también esta temporada está claro que el mérito es una labor de todo el equipo. «No hay figuras, en nuestra época acaso había más jugadores destacados, Eusebio, Pato Yánez... Ahora es mucho más el bloque, no destaca nadie demasiado por encima de otros».

Refuerzos, con cuidado

Coinciden también los tres expucelanos en que el equipo tiene mimbres para mantener la categoría y en que, en el caso de tener posibilidades, los eventuales refuerzos que se puedan incorporar en el mercado de invierno deberían tener un perfil determinado. Solo debería haber incorporaciones, coinciden, si se trata de jugadores determinantes, que vayan a jugar, no a 'chupar' banquillo y que, si son 'estrellas' lleguen a hacer equipo, no con la intención de brillar por sí mismos.

Minguela lo tiene claro: «Un fichaje, con lo que hay, debería ser titular indiscutible y jugador de equipo, porque si viene de estrella, se acabó. Yo ahora veo bien al equipo, armado, cogiendo oficio, saliendo desde atrás y defendiendo bien», resume.

Yepes sostiene un criterio muy similar. «Estos chicos, además, tienen un mérito añadido, porque el equipo no tiene figuras y, además, el entrenador ha optado por dar continuidad a jugadores de la cantera como Toni, Anuar o Calero. Los refuerzos solo deberían llegar si tiene visos de mejorar lo que hay. Salvo un 'crac' que siempre sería bienvenido, si el Real Valladolid atiene capacidad para traerlo, no tendría sentido traer a otro tipo de jugadores. Además, el entrenador se ha caracterizado por dar una segunda oportunidad a casi todos los jugadores del equipo, a gente incluso que en su momento fue cuestionada y ahora está dando resultados. Y no hay que perder de vista que el actual equipo suma en octubre una tercera parte de los puntos que previsiblemente necesitará para salvarse. Es de lejos el mejor equipo de los tres que ascendieron esta temporada», concluye.

Gail comparte también este criterio y hace una última reflexión:«Si coincidimos en aspectos como que la motivación es una de las claves, que el equipo es el protagonista y que los refuerzos, solo si responden a un determinado perfil, será porque hay cierta lógica en el análisis, ¿no?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos