Sergio: «No vayamos con la guadaña y disfrutemos del camino. Veamos el vaso medio lleno»

Sergio González da instrucciones desde la banda en el último partido ante la Real. /Villamil
Sergio González da instrucciones desde la banda en el último partido ante la Real. / Villamil

El técnico del Real Valladolid lanza un mensaje a la grada, «la salvación es cosa de todos», y le pone un listón a su equipo: «Hay que conseguir un mínimo de tres victorias»

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

La cita de Butarque pone otra prueba encima de la mesa. Otro obstáculo que salvar con otros condicionantes que, muy probablemente, poco se parecen al escenario que ha dibujado partidos recientes como el de la Real Sociedad, el Eibar, el Real Madrid o el Espanyol.

El Real Valladolid se enfrenta a un equipo peculiar que tiene en la disciplina y en las acciones a balón parado sus mejores armas. También se enfrenta, junto al Huesca, al único rival que le ha sacudido un buen bofetón esta temporada.

«Lo que van a intentar es conseguir los puntos para certificar su salvación, al igual que pasó en Eibar. Nosotros tenemos un ánimo de revancha importante, recordando lo que pasó en nuestra casa, cuando hasta el 3-1 fuimos mejor que ellos futbolísticamente pero que sufrimos muchísimo a balón parado. Salimos bien en la segunda parte y cometimos algún error individual que nos penalizó. Vamos a intentar contrarrestar sus armas y potenciar las nuestras para hacer un gran partido», ha analizado Sergio González al término del entrenamiento matinal, sin llevar a desvelar las variantes que baraja para medirse al equipo de Pellegrino. Con Salisu y Miguel en una convocatoria sin Duje Cop ni Borja, en la última fase de recuperación, la posibilidad de jugar con cinco defensas es real. «Tenemos la posibilidad de manejar diferentes opciones y veremos cuál es la mejor», ha zanjado el técnico, que tiene también a Fernando Calero entre algodones. «Borja empezó a entrenar con el grupo y tiene buenas sensaciones, pero no va a estar en la lista, y Calero el descanso que se le ha dado es por precaución, ha entrenado hoy y está a disposición para jugar».

La concentración en jugadas a balón parado tendrá un papel preponderante en el resultado final. «Lo hemos trabajado pero en esto del fútbol, a veces lo trabajas y en la primera te la enchufan. No sé si es su principal arma pero sí es verdad que han ganado muchísimos puntos con jugadas a balón parado. Lo sabemos, lo hemos trabajado y ojalá que estemos acertados», ha explicado.

Sobre la inquietud que despierta en el entorno el hecho de que el equipo eresponda mejor como visitante que como anfitrión, el técnico ha constatado primero una realidad. «El equipo sabe que en casa tiene que ser protagonista y que la gente es muy exigente con su equipo. Sabemos que no somos tan fuertes en ese papel como cuando podemos estar replegados y más tranquilos», ha señalado. Y en segundo lugar, ha querido lanzar un mensaje para rebajar la tensión cuando los suyos juegan como locales.

«Me gustaría ver en otros campos si con 1-0 se le aprieta tanto como nos apretais aquí. Hay que valorar también el rival que tienes enfrente porque no puedes estar apretando cuarenta minutos a la Real Sociedad. Es verdad que estuvimos 25 minutos desafortunados con balón, pero ellos hicieron cero ocasiones de gol manifiestas. Masip hizo cero paradas. La Real solo remató una vez a puerta. Creo que tenemos que ver el vaso medio lleno y la salvación depende de todos, no solo de nosotros. Hay que ser optimistas y disfrutar del camino. No vayamos solo con la guadaña. No enfaticemos que estuvimos 25 minutos a su disposición y sí que el equipo se defendió bien y fue mejor que la Real», ha analizado.

El Valladolid ha entrado en un tramo final en el que juega en varios campos dentro de una misma jornada, algo de lo que no se abstrae el técnico. «No debería cambiar nada porque nos tenemos que aislar del famoso entorno. Desde fuera lo ves (los otros partidos) y si te puede beneficiar, mejor. Pero dependemos de nosotros, da igual mañana, el domingo o cualquier otro partido, la salvación no va a estar ni en 30 ni en 31 ni en 33 puntos, vamos a necesitar sumar como mínimo tres victorias. Luego si hay detalles que te pueden beneficar, sobre todo mentalmente con otros resultados», ahonando en la idea de «conseguir un mínimo de tres victorias, y a partir de ahí intentar pelear algún empate. Pero cada semana se va a ver».

En este sentido, ha dado su pronóstico del Huesca-Celta que se juega esta noche. «Todo lo que sea que no sume el Celta nos beneficiaría. El Huesca es un equipo que no lo ha dicho todo, está haciendo bien las cosas y todavía se puede reenganchar, pero creo que si el Celta no suma es mejor para nosotros».

Acerca de la incidencia que pueda tener la parte física y la mental del grupo a medida que se acerca el final de temporada, Sergio ha puntualizado que «van de la mano, poner por delante una es complicado. Todas son muy importantes. Pero nuestra fortaleza es el grupo, no tenemos ese jugador que pueda definir un partido por sí solo, y lo que tenemos que hacer es que cada futbolistas sea el mejor en su zona».

A vueltas con el VAR

Inevitable hablar de la incidencia del VAR en el tramo final de temporada, mñas teniendo tan reciente la jugada del gol anulado a Kiko Olivas ante la Real Sociedad. «Ojalá nos hubieran cambiado la de Eibar por todas las que no nos han beneficiado. Prefiero no hablar del VAR, nosotros tenemos que generar fútbol y sobre todo acertar en las ocasiones. Viendo el Atlético de Madrid, pensé que su primer gol era fuera de juego y luego el VAR dijo que no. No podemos gastar tiempo porque es una situación que no puedes manejar», ha apuntado, reconociendo la dificultad de trabajar que sus jugadores no apuren tanto las acciones como para quedar en fuera de juego. «Viendo la del último día, Óscar (Plano) no se puede frenar. Son situaciones tan de inercia que no son trabajables», ha concluido.