¿Puede jugar el Real Valladolid con tres centrales?

Kiko Olivas, Anuar y Calero rodean a Leo Messi durante el partido frente al FC Barcelona disputado en la primera vuelta de la liga. /G. Villamil
Kiko Olivas, Anuar y Calero rodean a Leo Messi durante el partido frente al FC Barcelona disputado en la primera vuelta de la liga. / G. Villamil

Javier Yepes, Jesús Cuadrado y Gail valoran el regreso a este tipo de sistemas defensivos tan en boga ahora en el fútbol español

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

Como todos los aspectos de la vida, el fútbol está sujeto a los vaivenes que marca la moda. El último grito en la competición española pasa por apuntarse al regreso de las defensas pobladas por tres centrales, un sistema cada vez más habitual en conjuntos como el Villarreal -que fue el último en pasearlo por el Nuevo José Zorrilla en el partido disputado el pasado viernes- pero al que también recurren desde hace semanas muchos otros como el Huesca, el Rayo Vallecano o el Leganés, por ejemplo.

Los de Javier Calleja han sido los últimos en adoptar esta disposición que, como asegura el entrenador del Boecillo y ex de otros como Numancia o Real Valladolid, Javier Yepes, «es más vieja que la tos», ya que fue muy común hace algunos años y ahora está de vuelta, imponiéndose cada vez más en nuestra liga porque «con ella juegan bien el Sevilla o el Girona», ejemplifica.

A juicio de Yepes, que fue secretario técnico del Pucela y colabora con El Norte desde hace años, una cosa es salir de inicio con esa disposición y otra adoptarla durante el desarrollo de los partidos porque «un sistema tiene una posición inicial y después un desarrollo; no son rígidos, sino que poseen sus variantes y sus momentos». Se refiere con esta afirmación a los momentos en que el conjunto blanquivioleta recurre a él cuando, por ejemplo, Rubén Alcaraz se incrusta entre los centrales, algo que también lleva a cabo el FC Barcelona con Sergi Busquets metido atrás y los laterales muy abiertos.

Reconociendo que el próximo sábado frente al equipo blaugrana los blanquivioletas podrían probar con este sistema, el que fuera entrenador de la selección de Castilla y León avisa sobre que «a los jugadores hay que darles mecanismos y juego» y que es «imposible» disputar un partido con tres centrales de partida «si no lo tienes muy claro y por supuesto bien ensayado».

«Se puede probar con tres centrales frente al Barça; el Real Valladolid tiene jugadores para ello» Javier Yepes, Entrenador del CD Boecillo

Lo cierto es que el Pucela ya ha utilizado esa tripleta en el eje de la zaga, cuando Sergio ha optado por colocar a Borja junto a Kiko Olivas y Calero en la recta final de algunos partidos para así amarrar los puntos en juego. Ahí, Javier Yepes considera que el Real Valladolid ha acudido a esa disposición pero «sin prescindir de los extremos o de los laterales, con lo que se solapan y se forman dobles figuras». «A mí me gusta más colocar escalones intermedios», valora el técnico. «Te permite que los jugadores estén más juntos y se puedan asociar entre sí y además sirve para colocar mas impedimentos al avance del equipo rival».

Sin querer opinar sobre si el conjunto pucelano debe utilizar el sistema de tres centrales porque «debe evaluarlo Sergio González con todos los argumentos de que dispone y no debe someterse a un sanedrín público», el entrenador nacional Jesús Cuadrado considera importante puntualizar que «jugar con tres centrales o con cuatro o con los que sea, no forma parte de un sistema, sino de una formación, pero se sigue confundiendo la paella con el aceite». En su opinión, «una formación, por sí sola no garantiza nada». «Lo que importa son las acciones y evoluciones a partir de ella ante cada situación que se presente durante el partido».

«Conduce a llegadas por banda y centros, pero los que juegan ahora en punta no son de juego aéreo» Jesús Cuadrado, Entrenador nacional

Con todos esos condicionantes este experto, que es también máster en Rendimiento Deportivo, cree que «la formación de tres centrales conduce a una dinámica de ataque con mucha llegada por las bandas y centros desde ellas y los jugadores que salen ahora en punta en el Real Valladolid necesitan que se llegue desde atrás de otra forma». «Son delanteros de movilidad, desmarque y asociación, no de juego aéreo, y se debe tener en cuenta que las características de los de arriba indican las caminos por donde debe llegarse hasta la portería contraria».

Luis Miguel Gail, por su parte, guarda un buen recuerdo de esta forma de jugar porque fue la que utilizó Vicente Cantatore en la temporada 1985-86, con él en el equipo y «dio muy buen resultado».

«Obliga a salir a la contra con pocos toques y a tener jugadores rápidos técnica y mentalmente» Luis Miguel Gail, Entrenador y exjugador

«Es un sistema que sirve para tener tres centrales fijos y aprovechar a los laterales», reflexiona el entrenador vallisoletano, que alerta no obstante de que no todos los conjuntos pueden utilizarlo. «Jugar así obliga a salir con pocos toques para llegar al área contraria, así que es obligado que en el equipo haya jugadores rápidos tanto técnica como mentalmente y con capacidad de definir en el área», advierte.

Para Gail, el mejor entrenador es aquel que sabe adaptarse a los jugadores que tiene, «no al revés», por lo que tampoco quiere meterse en la piel de Sergio a la hora de posicionarse sobre si el Real Valladolid tendría que pasar a defensa de tres centrales. Lo que tiene claro es que «si no lo han entrenado es muy malo plantarse en cualquier partido, y menos en el Camp Nou, con esa disposición, porque no se puede cambiar de sistema de un día para otro».

Más allá de cómo se coloque la defensa y de cuántos jugadores la formen, el exjugador del Real Valladolid o el Betis tiene muy claro que «los jugadores tienen que estar muy convencidos de lo que hacen, pero más aún el que implanta el sistema. Si esto no ocurre, los futbolistas no van a llevarlo a cabo o no van a hacerlo bien», remata.