El Valladolid B gana y respira a costa del Burgos

Salisú frena el avance burgalés. /Rodrigo Jiménez
Salisú frena el avance burgalés. / Rodrigo Jiménez

Un error de los visitantes permitió a Waldo anotar el gol del triunfo

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISAValladolid

Respiró el filial del real Valladolid. Recuperó la sonrisa de la victoria. Y el resoplido deMiguel Rivera y de alguno de los jugadores se oyó al otro lado de la ronda oeste. Porque se venció después de perdonar varias ocasiones meridianas. Afortunadamente para los pucelanos, el Burgos demostró una inocencia en ataque impropia de un equipo con tantas tablas, pero se ve que la veteranía no implica nada especial ante el marco.

1 Real Valladolid B

Samu Pérez, Raúl Navarro, Corral, Mario, Salisú, Carrascal, El Hacen, Zalazar (Apa, min. 85), Pedrosa (Socorro, min. 90+), Kike, Waldo (Jardel, min. 72)

0 Burgos CF

Saizar, Andalur, Madrazo (Figueroa, min. 70) , Rico, Undabarrena, Borda (Machuca, min. 60), Goti, Jagoba, Elliot Gómez (Annor, min. 70), Chevi, Cervero.

Gol:
1-0, min 65: Wado recibe un balón profundo de El Hacen y bate por bajo a Saizar
Árbitro,
El extremeño Conejero Sánchez. Amonestó a Andalur

Valladolid y Burgos demostraron el porqué de las urgencias clasificatorias. Los visitantes por su incapacidad para crear ocasiones de gol y los locales por susproblemas de creación y finalización. Al final, un error de la zaga burgalesa acabaría decidiendo el encuentro, pero hasta que eso ocurrió se vieron excesivas carencias en dos conjuntos que aspiran a seguir un año más en la categoría de bronce.

El problema del Valladolid estuvo, sobre todo, en la salida del balón. Con Kike y El Hacen funcionando a pocar revoluciones, los balones tardaban muchísimo en llegar a las bandas. Y Si Waldo y Zalazar, pero en especial el primero, no entran en juego, los blanquivioletas son un conjunto previsible a más no poder.

La ventaja que tenían los pucelqanos, y que fueron conscientes de ella todo el partido, es que el rival no le iba a hacer daño por arriba -Salisú y Mario son inexpugnables prácticamente en esa faceta- y que por el suelo carecían de la necesaria calidad. Así que tranquilos atrás, el único susto fue una mala cesión del ghanés que Samu salvó por los pelos cuando el balçon ya entraba, parecería que el equipo debía dedicarse a desgastar tranquilamente al rival. No fue así. La premiosdiad del centro del campo y la falta de clarividencia en el último pase o en el remate lastraron una y otra vez el juego de un filial que por momentos daba la sensaicón de no creerse sus apuros en la clasificación.

Ni el paso por el vestuario sirvio para aclarar las ideas y solo el tanto de Waldo, como tantas veces en el fútbol, sirivió para serenar los ánimos y para que el equipo mostrara algo, poco, de lo que es capaz.

El triunfo, los tres puntos, eran el botín necesario. Y apenas peligraron. Pero el filial debe dar más de si.