Real Valladolid Juvenil 4 - Almendralejo 0

El Valladolid Juvenil se deja llevar antes de golear al colista

Baba pugna por un balón con un jugador del Almendralejo. /Rodrigo Jiménez
Baba pugna por un balón con un jugador del Almendralejo. / Rodrigo Jiménez

Cumplió el trámite sin excesivo brillo en un partido con poca historia en el que golearon Víctor, Gómez y Óscar, por dos veces

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

No tiene un tramo final de temporada fácil el Valladolid Juvenil, que por un lado es consciente de que es harto complicado coger al Rayo Vallecano, tercer clasificado y el que delimita la frontera de los que juegan la Copa del Rey, y por otro está en la obligación de seguir sumando aun a sabiendas de que casi al 99% ocupará la cuarta plaza al término de la competición. Su último partido es fiel reflejo de ese caminar entre dos aguas, sin saber muy bien si soplar o sorber, si apretar los dientes o dejarse llevar. Tampoco el rival invitaba a mantener la misma intensidad y concentración los noventa minutos. Colista compartiendo puesto y puntos con el Canillas, el Almendralejo se presentó en Los Anexos con 75 goles encajados y tan solo 16 anotados en 23 jornadas.

4 Real Valladolid Juvenil

Maxi; Iker, Poveda (Saeed, minuto 60), Morante, Gómez, Luismi, Óscar, Baba (Sanz, minuto 73), Dalisson, Víctor (Arroyo, minuto 73), y Alvi (Adri, minuto 68).

0 Almendralejo

Aitor; Sergio (Ariel, minuto 73), Cristian, Rubi (Juan, minuto 85), Pozo, Manu, Javi, Cuadri (Guerrero, minuto 68), Gabri, Abel, y Rubén.

goles:
1-0 (minuto 34): Víctor. 2-0 (minuto 60): Gómez. 3-0 (minuto 67): Óscar. 4-0 (minuto 88): Óscar.
árbitro:
Oliver de la Fuente.(CyL).
incidencias:
Partido correspondiente a la jornada 24ª del grupo I de la División de Honor Juvenil, disputado en Los Anexos.

Ya en el campo, el conjunto extremeño se mostró voluntarioso y sin miedos aunque inocente en muchas fases del juego, y apenas pudo oponer resistencia más que en el primer cuarto de hora aupado en un sistema 4-1-4-1 que con el paso de los minutos se fue replegando hacia su propia portería. Enfrente, el equipo de Javi Baraja fue de menos a más con muchas imprecisiones en la primera media hora de juego en el penúltimo metro del campo. Le costó desperezarse en un arranque en el que buscó las bandas -especialmente activo Dalisson por derecha-, pero sin buenos balones desde la línea de fondo. Las dos primeras ocasiones fueron para Gómez (minuto 18), en un remate dentro del área contra la defensa, y para Dalisson, cuyo disparo cruzado se fue a la derecha del portero. Más clara fue la de Óscar (minuto 28), que remató de cabeza alto en un buen centro de Poveda cuando lo tenía todo a favor para marcar.

Todo se encaminaba a abrir el melón para comprobar si el Valladolid Juvenil sería capaz de dar fluidez a la circulación de balón y continuidad a su juego, pero el tanto de Víctor no cambió nada. Replegado en su área el Almendralejo, Víctor recibe solo dentro del área y tiene tiempo para ponerla a la izquierda del meta Aitor. Con un disparo de Morante al larguero concluyó una primera parte insípida que terminó siendo mejor que la segunda.

Poveda, Luismi y Víctor celebran uno de los tantos.
Poveda, Luismi y Víctor celebran uno de los tantos. / R. Jiménez

Ya por detrás en el marcador y sin gasolina suficiente para aguantar el ritmo del rival, el conjunto visitante fue poco a poco descomponiéndose y perdiendo consistencia atrás. Sus dos últimos guiños ofensivos dieron paso a un monólogo local. En el primero un lanzamiento de falta de Javi, escorado a la derecha, sorprendió a la defensa blanquivioleta y al propio Maxi para terminar en el palo. En el segundo su '9', Gabri, se vio solo ante Maxi pero no supo resolver.

Con el partido durmiendo ya en su mano, el equipo de Javi Baraja fue repartiendo ocasiones, goles anotados y hasta goles perdonados. Pudieron ser más si Dalisson, que buscó el suyo, y Baba hubieran estado más certeros, pero finalmente se quedaron en cuatro tras los tantos de Gómez a la salida de un córner, y Óscar, en dos ocasiones, el primero cedido por Alvi en una falta en la que los extremeños se quedaron estáticos esperando un cambio que no llegó, y el segundo en el último suspiro cuando Dalisson se dolía en el suelo de un choque.