Real Valladolid

El Valladolid recupera su mortero

Decenas de aficionados reclamaron ayer fotos y autógrafos a Daniele Verde en los Anexos. /F. B.
Decenas de aficionados reclamaron ayer fotos y autógrafos a Daniele Verde en los Anexos. / F. B.

El golpeo de Verde recuerda en Zorrilla al de especialistas del siglo pasado como Aravena o Gilberto

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Pertenecen a una raza de jugadores que apenas necesitan contacto con el balón para ganar protagonismo en el partido. Para tener impacto en la competición. Sin ir más lejos, esta misma semana Klay Thompson batía un viejo récord de la NBA –14 triples– con 52 puntos en apenas 27 minutos en los que solo necesitó de 56 botes.

A este lado del charco, Daniele Verde ha despertado la atención de la Liga en solo dos partidos y cuatro impactos, tres que terminaron en gol y un zapatazo más que rebotó en la barrera en el partido de Copa del pasado miércoles en Mallorca. El italiano ha descollado explotando una virtud que pocos jugadores poseen, y que vale su peso en oro en el mercado. Apoyado en la fortaleza de su tren inferior, Verde sacude latigazos como quien pega centros desde la banda. Le sale de forma natural y, al menos por lo visto hasta la fecha, no necesita de tantos impactos ni repeticiones como Cristiano Ronaldo para dar en la diana.

El napolitano, con solo 22 años, es el heredero en Zorrilla de jugadores como Jorge Aravena o Gilberto Yearwood, capaces de aturdir al portero rival desde cuarenta metros con un disparo seco y esquivo. El Real Valladolid vuelve a contar, de este modo, con la figura de un especialista que hacía tiempo no disfrutaba. Lanzadores siempre han existido, y ahí se podrían citar ejemplos –discutibles– que dejaron en la retina algún que otro fogonazo como Pedro León, Medunjanin o Canobbio, entre otros muchos, pero a Daniele Verde no se le puede meter en ese mismo saco.

El italiano se alinea con los jugadores capaces de dibujar una parábola en un solo disparo. Y esos son solo un puñado de privilegiados. Los que identificamos con la 'folha seca' que inventó para el fútbol el brasileño Didí aquel día de 1958 en el que un lanzamiento seco ante Perú clasificó a su país para el Mundial de Suecia que posteriormente ganaría. Aquel Waldir Pereira, que lo hizo después con la camiseta del Real Madrid al lado de Di Stéfano y Puskas y se proclamó campeón del Mundo de nuevo en el 62, tenía además otras virtudes que lo adornaban. Como las tenía Jorge Orlando Aravena, capaz de disparar seco pero también de colocar el balón suave en la escuadra fuera del alcance del portero rival.

28 años después

Hasta la aparición de Verde, la del chileno había sido la última referencia en Zorrilla capaz de desnivelar un partido de un solo latigazo. El 'Mortero' Aravena (Santiago de Chile, 1958) llegó al Valladolid de Cantatore ya con 27 años y dos temporadas después de convertirse, pese a ser centrocampista, en el chileno que más goles marcó en un año natural, con 58 (19 de falta directa). Su heredero en Zorrilla ni siquiera había nacido cuando el Real Valladolid se impuso al Real Madrid en la 85/86 con goles de Gail y Torrecilla (3-2).

Han pasado 28 años de aquel capítulo y hoy Daniele se postula por su gran estado de forma como una de las posibles novedades en el Bernabéu. «Yo estoy listo, pero es el míster el que decide. Ojalá podamos sacar algo del Bernabéu», apuntaba el miércoles después de hacerle dos tantos al Mallorca en Copa.

Un equipo espectacular

El napolitano, feliz en Valladolid y en la liga española, confía en mantener la racha para aportar más al equipo.

«Espero seguir así a nivel personal y también en lo colectivo porque este es un equipo espectacular. Mi sueño siempre ha sido jugar en España y ahora que estoy aquí, solo espero poder estar mucho tiempo», asegura, completamente recuperado de los problemas físicos que le apartaron varias semanas del trabajo del resto de compañeros. «Estuve mal, pero la lesión está olvidada. Tengo que seguir así porque, repito, mi sueño es jugar en España, así que espero que el Valladolid me compre y pueda seguir mucho tiempo», insiste Verde, que en verano desoyó ofertas de Francia y Bélgica para recalar en Valladolid directamente desde Roma.

Mañana podría disfrutar de una nueva oportunidad en el Bernabéu. Allí donde se acostumbraron a disfrutar de la 'bomba inteligente' de Roberto Carlos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos