El vestuario del Real Valladolid insta a los pesos pesados a «dar un paso adelante»

Rubén Alcaraz pugna por una pelota con Vázquez. /Villamil
Rubén Alcaraz pugna por una pelota con Vázquez. / Villamil

Rubén Alcaraz hace autocrítica y menciona la «responsabilidad» de los titulares, y Javi Moyano dice que las opciones «están intactas»

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Caras muy largas las que se vieron en zona mixta del estadio Zorrilla, en un postpartido que dejó por primera vez algo de autocrítica y muchos mensajes repetidos que se vienen sucediendo en las últimas semanas. Tanto Rubén Alcaraz como Moi y antes Moyano a pie de campo dieron la cara a pocos metros de un vestuario donde no se vio desfilar a Ronaldo Nazário. El presidente del Real Valladolid, acompañado en el palco por exjugadores como Clarence Seedorf, Davor Suker o Juanma López, solo se manifestó a través de su cuenta de Twitter: «Momento difícil pero el domingo tenemos otra ocasión y solo juntos lo vamos a sacar adelante. ¡Vamos Pucela, vamos equipo, vamos afición!».

La cuota de autocrítica vino de boca de Rubén Alcaraz. «Creo que tenemos que dar un paso adelante, tener más responsabilidad al menos los que más jugamos en el equipo, y seguir insistiendo. Hay que tener fe porque todavía queda mucho, seguimos en la lucha con cuatro o cinco equipos y no nos vamos a rendir», aseguró el centrocampista poco después de lamentar las ocasiones desperdiciadas en la primera parte. «Hacemos méritos para algo más y no están llegando los resultados ni los puntos que todos deseamos. Hoy hemos perdido al menos un punto en la recta final. En la primera parte, sobre todo la primera media hora, hemos sido superiores al Sevilla. Hay que dar mérito también al rival que tenemos enfrente, y en la segunda parte han salido más dominadores y ese miedo a perder el partido y ese miedo a no puntuar nos ha hecho que nos dominasen más», analizó.

Mucho más aséptico se mostró Moyano, que se ciñó al acierto de uno y otro equipo. «Creo que ha sido un partido disputado en el que hemos tenido ocasiones bastante claras en la primera parte y no las hemos aprovechado, mientras que ellos sí las han aprovechado», señaló. Para el capitán, la respuesta del equipo debe estar en el «trabajo». «Tenemos una nueva oportunidad la próxima semana para pelear porque nuestras opciones están intactas», aseguró Javi Moyano.

Por su parte Moi, sevillista durante doce años, aseguró que el vestuario «está triste pero seguimos dependiendo de nosotros mismos y si no hemos sacado los tres puntos esta semana vamos a ir a muerte a por los de la próxima semana. Tenemos muchas finales que jugar todavía».

El lateral izquierdo en la tarde de ayer es consciente del papel que tiene, «tengo que estar bien para ponerle las cosas difíciles a Nacho», y también que aún hay mucho por jugar. «Los pequeños detalles son los que marcan estar arriba o abajo pero yo confio en el equipo porque se rompe la cara, solo necesita un puntito de confianza», zanjó.