Waldo confía en que el gol, la guinda a su irrupción en el Real Valladolid, llegue este domingo

Waldo conduce el balón en una contra en el último partido en el Wanda. /R. Gómez
Waldo conduce el balón en una contra en el último partido en el Wanda. / R. Gómez

El extremeño, que podría perder la titularidad por la vuelta de Keko, cifra en dos victorias la permanencia. «Nos hemos repuesto bien y veo al equipo con fuerza para la final del domingo», asegura

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

Pareciera que llevase toda la vida en el vestuario del primer equipo y sin embargo apenas ha cumplido su primer mes. Le bastaron unas horas para entrar en la convocatoria y unos minutos para debutar, y un par de partidos para ganarse la titularidad.

Un mes después, a Waldo Rubio solo le falta el gol. «Intento hacer lo mismo que en el Promesas, que es mi estilo de juego, y espero que eso que falta que es el gol llegue este domingo», señala, sin apariencia de haber sido atropellado por todo lo que conlleva el fútbol profesional. «Ha sido todo muy rápido y creo que estoy haciendo buenos partidos, ayudando en lo que puedo a mis compañeros. Todo lo que sea seguir ayudando en esta racha bienvenido sea».

El extremeño, al igual que el vestuario, ha asimilado bien toda la polémica generada por las últimas decisiones arbitrales en contra del Real Valladolid. «Después del partido ante el Atleti, el gol en falta a Joaquín y el penalti que pudo suponer un punto, nos hemos repuesto muy bien y veo al equipo con ganas y mucha fuerza para afrontar la final del domingo», ha explicado al término del entrenamiento celebrado esta mañana a puerta cerrada, sorprendido todavía por la respuesta que, especialmente, está teniendo la ciudad en las últimas semanas. «La verdad es que el apoyo que está mostrando el aficionado y la ciudad es increíble y a todos nos da un punto de moral y nos ayuda a afrontar el partido».

El equipo, según comenta Waldo, se centra en dar su mejor versión sin importarle el rival que rtiene enfrente. «Estando a nuestro mejor nivel, tenemos muchas posibilidades de ganar. No nos da miedo quién esté enfrente, ya lo hemos demostrado y jugado con valentía».

No e sla primera vez que Waldo pasa por una situación similar a la que vive ahora. «Estuve cuatro años en Huelva y allí nos pasó varias temporadas, hasta la última jornada no estuvimos salvados y en ese aspecto tengo ya algo de experiencia», comenta, más desenvuelto todavía en el campo que ante los micrófonos. «Miro la clasificación y los partidos, los enfrentamientos, pero tenemos que centrarnos en lo nuestro. Creo que ganando dos partidos va a estar», intuye.

Waldo no se ha olvidado de sus compañeros del Promesas, que atraviesan una situación similar y que también el domingo vivirán una final ante el Salmantino. «Sigo todos los domingos al filial porque también es mi equipo, y por eso pido ayuda a la afición porque también es una final para ellos. Se juegan la vida y espero que saquen el partido adelante», asegura, sorprendido por la expulsión de su compañero y amigo El Hacen en el último encuentro, y también por la sanción. «Me ha sorprendido la sanción. Es verdad que se le fueron los nervios pero de los errores se aprende y seguro que no volverá a pasar», ha concluido Waldo, al que la vuelta de Keko le podría relegar al banquillo.