Real Valladolid

Zorrilla debe marcar el camino

El sevillano Antoñito celebra el tanto logrado en el Villamarín que dio la victoria al Valladolid en la primera vuelta. /Efe
El sevillano Antoñito celebra el tanto logrado en el Villamarín que dio la victoria al Valladolid en la primera vuelta. / Efe

El Real Valladolid quiere empezar a hacerse fuerte en casa ante el Betis, que reserva a Lo Celso y Jesé, para fijar los pilares de la salvación

Luis Miguel de Pablos
LUIS MIGUEL DE PABLOSValladolid

No llegan ninguno de los dos en su punto más álgido de la temporada... y sin embargo ambos tienen todavía a tiro su principal objetivo y razón de ser en esta temporada. El Real Valladolid solo ha ganado dos veces desde que visitó el Villamarín en la primera vuelta -15 jornadas han pasado-, pero por el momento le basta para mantener cierta distancia con los puestos de descenso. Y el Real Betis llega deprimido después caer eliminado por sorpresa en Europa y encadenar derrotas en sus tres últimas salidas en liga, pero aún conserva dos balas para sacar billete el año que viene en competición continental. En esa encrucijada se encuentra hoy el cuadro verdiblanco, que se debate entre poner los cinco sentidos en el histórico encuentro que debe afrontar el jueves en Valencia, que reparte uno de los billetes para la final de Copa que se jugará en su propio estadio, o centrarse en la liga como vía para llegar a Europa la próxima campaña. Por el primer carril se ataja pero no tiene vuelta atrás. Solo hay una carta. Por el segundo el camino se hace más largo y ganar hoy no garantiza nada. Permite un tropiezo que no se permite el jueves.

Y en ese conflicto, que afecta a media Sevilla -especialmente crítica esta semana con la fidelidad a una idea y el romanticismo de Setién-, ha dejado ya las primeras decisiones antes de que el asturiano González Fuertes ordene esta tarde el saque inicial. El técnico deja fuera de la convocatoria tanto a Jesé Rodríguez, que arrastra molestias del último partido ante el Rennes, como al argentino Giovani Lo Celso, que se toma un respiro para llegar descansado al trascendental partido del jueves en Mestalla. En la mano del técnico bético, sin un once definido a lo largo del curso, está conceder una tregua a jugadores que acumulan minutos y fatiga en los últimos encuentros, caso de Bartra, Joaquín o Guardado. Tanto Cristian Tello como Junior siguen en proceso de recuperación de sus respectivas lesiones. La hemeroteca sonríe a los verdiblancos, que han sumado en diez de sus once últimas visitas a Zorrilla. Para encontrar la última victoria local hay que remontarse a enero de 2003 cuando los de Pepe Moré le endosaron un 3-0 al Betis de Víctor Fernández.

El Valladolid suma una sola victoria en 2019, y el Betis encadena tres derrotas en sus tres últimas salidas

Desde aquella fecha, en la que por supuesto estaba en el campo Joaquín, siete derrotas y tres empates para el Real Valladolid, que hoy tiene la oportunidad de mandar un mensaje a sus rivales directos y marcar el camino, que no es otro que hacerse fuerte en Zorrilla. Después de los verdiblancos deben desfilar por su estadio el Real Madrid, Real Sociedad, Sevilla, Getafe, Girona, Athletic de Bilbao y Valencia. O, lo que es lo mismo, 21 puntos en juego de los que necesita al menos 16 para certificar su permanencia en la máxima categoría.

Para iniciar esa senda y consolidar su fiabilidad como local, Sergio González cuenta con Óscar Plano, Alcaraz y Pablo Hervías, baja en la última jornada en el Nou Camp, y prescinde en esta ocasión tanto de Borja Fernández como del croata Duje Cop, ausente en los últimos días por problemas personales.

Con la más que probable vuelta al sistema 4-4-2, las dudas planean de centro del campo hacia adelante donde el técnico podría dar entrada en el once el riojano Hervías y donde Anuar se disputa un puesto con Rubén Alcaraz, que solo ha podido completar dos sesiones de entrenamiento esta semana.

A la espera de que no se tuerza, la jornada está resultando fructífera y propicia para que el equipo blanquivioleta siga guardando distancias con rivales directos. Una victoria harían buena tanto la derrota del Rayo como el empate del Celta e incluso el del Espanyol ante el Huesca.